PERÓN, NELLY RIVAS ¿ ESTUPRO?

0701_cristina_poder_judicial_dyn_g.jpg_1853027552
Cristina Fernández hablando el primero de julio de 2014

UN DISCURSO DE CRISTINA: Es curioso como hechos históricos que parecen totalmente olvidados de golpe vuelven a la memoria.

Pocos recordaban la historia de Juan Domingo Perón y sus relaciones con una adolescente, por no decir una niña, de solo catorce años, hasta que lo mencionó la Presidente en un discurso.

El caso, que en su momento había tenido una enorme repercusión tanto en nuestro país como en medios internacionales, parecía totalmente olvidado. Pero el 1 de julio de 2014, 40 años después de la muerte de Perón, la Presidente de la Nación dio un largo discurso[1]. Hizo diversos anuncios, habló extensamente sobre Perón e Yrigoyen, atacó al sistema judicial y finalmente dijo, textualmente, “…Perón, que estuvo acusado en la República Argentina hasta de estupro. Se los digo a los más jóvenes que tal vez no lo recuerden…hasta de estupro, que para los que no saben es haber tenido relaciones sexuales con menores de edad, las chicas de la UES, de todo dijeron.” [2]

El discurso tuvo gran repercusión, en especial el ataque a la justicia y la referencia a las acusaciones sufridas por Perón. Una simple búsqueda en Google con las palabras estupro y Cristina devuelve innumerables citas de medios de difusión, argentinos y extranjeros, que reprodujeron sus palabras. Muchos las interpretaron como una elíptica defensa del vicepresidente Boudou por sus dificultades en los tribunales.

El recuerdo de las acusaciones de estupro causó además cierta sorpresa. La referencia de la Presidente trajo a mi memoria un asunto que tenía totalmente olvidado y generó varias preguntas: ¿Qué es el estupro? ¿es correcta la definición que dio Cristina Fernández? ¿Es un delito o solo algo moralmente reprobable? ¿De que fue acusado Perón? ¿Fue una acusación genérica, como tantas que se le han hecho, o llegó a los tribunales? ¿Como terminó esta acusación? ¿Era la acusación justificada?, es decir ¿había razones para creer que Perón cometió estupro? y, finalmente, ¿Cometió Perón estupro?

Entre tantas referencias y comentarios generados por el discurso, no encontré nada que aclarará, aunque sea someramente, estos interrogantes. Decidí entonces informarme más sobre esta historia sorprendentemente recordada por Cristina Fernández.

¿QUÉ ES EL ESTUPRO?: El diccionario on line de la Real Academia (http://www.rae.es/)da las siguientes definiciones:

  1. Coito con persona mayor de 12 años y menor de 18, prevaliéndose de superioridad, originada por cualquier relación o situación.
  2. Acceso carnal con persona mayor de 12 años y menor de 16, conseguido con engaño.
  3. Por equiparación legal, algún caso de incesto.
  4. Antiguamente, coito con soltera núbil o con viuda, logrado sin su libre consentimiento.

Con lo que estupro no sería exactamente lo que dijo la Presidente. Sin embargo, otros diccionarios dan una definición próxima a la de Cristina. Así el diccionario on line de Clarín (http://www.clarin.com/diccionario ) define estupro: m Delito que consiste en mantener relaciones sexuales con una persona menor de edad”. Por su parte, el conocido sitio WordReference.Com (http://www. wordreference. com/definicion/estupro) define estupro:m. der. Delito que comete el adulto que abusa sexualmente de un menor usando la confianza que este le tiene o el engaño.”

Sorprendentemente, en este caso es Clarín, el enemigo por antonomasia de la Presidente, el que coincide con ella.

En realidad, para mayor precisión deberíamos conocer cual era el significado legal de la palabra cuando ocurrieron las acusaciones a las que Cristina hizo referencia.

El estupro estaba explícitamente mencionado en el Código Penal Argentino, hasta su modificación por la Ley 25087 de 1999. Según R.Sagasti “Hasta mayo de 1999, el artículo 120 de esta norma decía que cometía estupro el que mantuviera contactos carnales con una menor de entre 12 y 15 años, aunque no hubiese empleado métodos de intimidación y la víctima no estuviera privada de la razón. Con la reforma de aquel artículo, dispuesta por medio de la ley 25.087, promulgada en la fecha señalada, varió la tipificación del delito sexual. Desde entonces, la Justicia debe probar que el autor se aprovechó de la inmadurez sexual de una menor de entre 13 y 16 años.”[4]

LAS ACUSACIONES Y EL JUICIO A PERÓN: Ahora bien, si el líder justicialista tuvo acusaciones de estupro, estas podrían haber sido genéricas, por el significado usual de la palabra y en los medios de difusión, como tantas otras que se le hicieron. Pero también podrían haber sido concretas, de acuerdo a lo que indicaba el Código vigente y en los tribunales.

Ambas cosas ocurrieron. Después de su caída en 1955, las relaciones de Perón con una menor fueron muy comentadas, hasta el punto que, según Galasso, el tema, , “…se convierte en uno de los caballitos de batalla de la oposición,..”[5].

La difusión en la prensa extranjera fue notable. Es muy fácil encontrar en Internet facsímiles de viejos periódicos en inglés con cables que se refieren a este asunto, en general con un tono sumamente crítico e incluso escandaloso.

biblio
diarios de Estados Unidos se hacen eco del caso en forma escandalosa (publicaciones varias disponibles en Internet)

Pero interesan más las acusaciones formales. Inmediatamente después de su caída, Perón fue juzgado en ausencia por el Tribunal Superior de Honor del Ejército, que se expidió en muy poco tiempo.

Entre cargos muy variados se le imputó haber mantenido relaciones con una menor, cuyo nombre se omite. El fallo dice textualmente que se: “…ha comprobado fehacientemente …que el general Perón ha hecho vida marital con una menor  –de hogar modesto- …conviviendo con ella durante casi dos años en la residencia presidencial, hecho conocido por el personal de servicio de la casa, así como por ciertos altos funcionarios que frecuentaban la misma…se ha exhibido con dicha menor en los actos oficiales de carácter público…, conviviendo con ella en el Hotel Provincial de Mar del Plata, en ocasión de realizarse en esa ciudad un festival cinematográfico.…la hizo objeto de valiosos regalos, consistentes en una casa valuada en ciento cuarenta mil pesos, numerosas alhajas, algunas con dedicatoria a su extinta esposa Eva Duarte de Perón, y la cantidad de trescientos nueve mil pesos…. …ha comprobado mediante la pertinente pericia caligráfica la autenticidad incontestable de las cartas que el prevenido dirigió desde su lugar de asilo a la citada menor y cuyo texto fue reproducido en los diarios de esta capital….El hecho en cuestión, que por la edad de la menor (14 años cuando el causante inició su vida intima con ella) cae bajo las sanciones del Código Penal…”

El tribunal[7], encontró a Perón responsable de los cargos  y apreció que “se ha hecho pasible, por las faltas cometidas de…’descalificación por falta gravísima’, resultando incompatible con el honor de la institución armada que el causante ostente el título del grado y el uso del uniforme; medida ésta la más grave que puede aconsejar el tribunal.”

Poco después un Decreto del Gobierno Provisional aprobaba el fallo del Tribunal de Honor “quedando por consiguiente prohibido al causante ostentar el título del grado y el uso del uniforme, por la indignidad que con su conducta ha puesto de manifiesto”

Más tarde, sería acusado también ante la justicia penal por el mismo delito de estupro. En diciembre de 1963 Argentina gestionó por vía diplomática la extradición de Perón, que entonces estaba en España, aunque esta nunca se concretó[8]. Además de esta causa Perón tuvo abierta una por traición a la patria, la cual fue comprendida en una amnistía en 1958. La causa por estupro prescribió en mayo de 1971, cuando Perón negociaba con Lanusse las condiciones para el retorno.[9]

LOS HECHOS SEGÚN DISTINTOS HISTORIADORES: Por supuesto, tanto las investigaciones del Tribunal de Honor como su fallo y las posteriores actuaciones de la justicia pueden ser atribuidos al revanchismo reinante después de la caída de Perón. Vale la pena entonces analizar, sin ánimo de ser exhaustivos, como relatan distintos historiadores y testigos los hechos que llevaron a estas acusaciones.

En el discurso que mencionamos al comienzo, la Presidente elogió a dos historiadores: Norberto Galasso y Félix Luna. Ambos autores han escrito obras extensas sobre Perón y el peronismo y podemos entonces comenzar por ellos.

Norberto Galasso relata el juicio del Tribunal de Honor y ridiculiza sus imputaciones que, a su juicio,“…no revelan precisamente importantes conocimientos de sociología…”. Sin embargo, deja aparte y se ocupa especialmente de “…una imputación del Tribunal: relaciones con una menor de edad, que cae bajo la sanción del Código Penal”.  Afirma que este asunto “…se convierte en uno de los caballitos de batalla de la oposición, especialmente a partir de que la tal Nelly Rivas (o sea la joven implicada) se expresa a través de algunos medios de difusión.”

Norberto Galasso es autor de numerosos libros, entre ellos una biografía de Perón en dos largos volúmenes publicados en 2005 por Editorial Colihue:  Perón. Tomo I – Formación, ascenso y caída (1893-1955) y Tomo II – Exilio, resistencia, retorno y muerte (1955-1974). Se lo caracteriza habitualmente como encuadrado en la corriente ideológica de la Izquierda Nacional (ver por ej. http://www.elforjista.com/galasso.htm, consultado el 31/7/14). En el segundo tomo, p.781 y siguientes, trata el tema que nos ocupa.
Nelly Rivas junto al ministro Borlenghi - de ref 10
Nelly Rivas junto al ministro Borlenghi – de ref 10

Resume el asunto diciendo Dando por buena la declaración de ella, podría suponerse que visitó la residencia a fines del ’53, y que recién después se produjo un acercamiento con “el General” que, habría derivado, según ella relata, en encuentros quincenales; se descarta que la muchacha hubiese convivido en la residencia presidencial…. Algún historiador peronista admite que este episodio pudo haber ocurrido, aunque niega veracidad a una carta que circuló, en octubre de 1955, como enviada por el General a la chica Rivas, y que publican los diarios…”

Es evidente que a Galasso está acusación le parece lo suficientemente importante como para analizarla, mientras descarta sin más trámite todas las demás. También resulta obvio que el tema no le resulta cómodo.

Quizás por ello se extiende en consideraciones algo vagas y hasta contradictorias. Menciona una desmentida de Juan (como llama a Perón a lo largo del libro) en un reportaje: Yo no soy un santo, ¡pero no me iba a iba meter con las chiquilinas de la UES!”; resalta la dificultad de “…introducirse en estas cuestiones de alcoba; cita el testimonio del Padre Benítez : “Perón era un talento político… pero tenía sus cosas reprobables…”  y se refiere a la inclinación de Perón por mujeres mucho más jóvenes y a su “…ausencia total de prejuicios, tabúes o sometimientos a normas y costumbres…”.

Galasso señala que Perón le llevaba quince años a Aurelia Tizón, su primera esposa, 26 años a Eva Duarte y 38 años a María Estela Martínez (Isabel). En realidad hay otros antecedentes. Así, María Cecilia Yurbel, tenía 17 años cuando comenzó a vivir con Perón, hasta que este conoció a Eva unos años después. Fue entonces cuando Eva “La fletó”, según ella misma dijera. En 1939-40, destinado en Italia mantuvo una relación con la veinteañera Giovana dei Fiori. (Ver Araceli Bellota, Las mujeres de Perón, Booket, 2013, también reportaje a A.Bellota en revista Gente del 26/7/2011 , consultado el 08/10/14 en http://www.gente.com.ar/nota.php?ID=10463 )

Finalmente, menciona que sufriendo una gran soledad -política, física y espiritual-, se le habría cruzado esta muchacha de quince años en su vida. Si la relación existió, la sedujo él, como dirían los opositores? ¿Acaso lo sedujo ella, como dirían los peronistas ? En ese caso, habría que dar razón al padre Benítez cuando sostiene que esos hombres que concentran toda su actividad en alguna causa, cometen grandes disparates en otras.”

En definitiva, no se sabe si piensa que el hecho existió y, en tal caso, si lo considera grave, reprobable o intrascendente.

Félix Luna: Es el otro autor citado por la Presidente.  En una obra de divulgación que dirigió se cuentan los sucesos que nos ocupan[10] aportando algunas fotos de la protagonista.

Félix Luna es uno de los historiadores más conocidos por el público en general. Una buena reseña de su actividad y su obra puede verse en  http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/2-15911-2009-11-06  (consultado el 16/10/14) Vale la pena señalar el elogio de la Presidente en el discurso del que hablamos: “… es casi levantado por toda la historiografía del país como un historiador neutral frente a los grandes movimientos.”.

Se relata la relación que Perón mantuvo por dos años con una chica que, al iniciarla, tenía catorce años. Esta relación se hizo pública por dos cartas que le habría enviado desde la cañonera paraguaya en la que estaba refugiado. Las cartas fueron interceptadas y publicadas por la prensa[11]. Un par de años más tarde, la joven, Nelly Haydee Rivas,  publicó en diarios norteamericanos varias notas sobre sus relaciones con Perón y en 1968 se prestó a un reportaje para Primera Plana.

Nelly Rivas junto a Perón - de ref.10
Nelly Rivas junto a Perón – de ref.10

Nelly Rivas conoció a Perón en Olivos, a fines de 1953, llevada por una delegación de la UES, la asociación de estudiantes secundarios creada en 1953 y cuya rama femenina funcionaba en la quinta presidencial.

Al poco tiempo estaba instalada permanentemente en la residencia presidencial de la avenida Alvear. Perón se exhibió públicamente con ella por lo menos dos veces: en el Festival de Cine de Mar del Plata y  en una pelea de box en el Luna Park. El círculo íntimo de Perón conocía perfectamente esa relación, que no trascendió.

En Perón y su tiempo Vol.III- El régimen exhausto[12], Luna amplía un poco el tema y afirma “…. las pruebas de su convivencia con Nelly Rivas son ilevantables. Sus padres lo admitieron ante el tribunal que los juzgó por complicidad en el delito de estupro; ella misma relató los detalles de su intimidad con el presidente en recuerdos que vendió a la revista Time; se conocen dos cartas manuscritas que Perón envió a Nelly Rivas después de su derrocamiento cuya letra, firma, giros idiomáticos y circunstancias a que hacen alusión hacen indiscutible su legitimidad. Por si faltara algo, hay varias fotografías que los muestran juntos…” Como se ve, su relato difiere notablemente del de Galasso. Sigamos entonces con otros autores.

Hugo Gambini: Como periodista de Primera Plana, Gambini realizó en los años sesenta numerosas entrevistas a personas ligadas al peronismo, entre ellas el reportaje a Nelly Rivas de 1968 que menciona Luna. Fue autor además de una serie de notas, publicadas con gran suceso con el título de Historia del Peronismo y citadas muy frecuentemente. Sus libros posteriores sobre el peronismo se basan en parte en ese material.

En su Historia del Peronismo[13] confirma, por boca de la misma Nelly en la entrevista de 1968,  su relación con Perón. Cuenta como lo conoció en la quinta de Olivos, siendo miembro de la UES, la invitación a almorzar con él y como esto fue luego haciéndose habitual. Menciona a Méndez San Martín[14] que “..me perseguía bastante aunque nunca me habló muy claramente”

Nelly en la sala amarilla de la residencia presidencial (marzo 1954). En el anular de su mano izquierda, un anillo de rubíes y diamantes que había pertenecido a Evita, regalo del General. Del libro de J.O.Zavala "Amor y violencia"
Nelly en la sala amarilla de la residencia presidencial (marzo 1954). En el anular de su mano izquierda, un anillo de rubíes y diamantes que había pertenecido a Evita, regalo del General. Del libro de J.O.Zavala “Amor y violencia”

Mas adelante relata la primer visita a la residencia de la calle Alvear “para cumplir encargos de la Secretaría de la UES”, la conversación con Perón “…hasta que se hizo de noche y como yo era muy jovencita para volver sola no me dejó regresar. ‘Esta bien’, le dije al general esa noche, ‘por esta vez me quedo a dormir aquí. Y llamé por teléfono a mis padres para avisarles que no regresaría, que no debían preocuparse y que no hacía falta que me enviaran el camisón porque ya me habían ofrecido uno.”

Una semana después Perón la invitó a una pelea en el Luna Park: “…como todo terminó tan tarde volví a quedarme a dormir en la casa del presidente. La tercera vez me quedé por una causa fortuita, la lluvia, que me obligó a reincidir. Pero esa fue definitiva pues no volví a dormir en mi casa. Me quedé a vivir con el general hasta que me abandonó para refugiarse en una cañonera paraguaya”. fig8

El relato de la interesada indica entonces una convivencia permanente y prolongada en la residencia presidencial[15] y no los encuentros quincenales que supone Galasso.

Explica también Gambini que Nelly comenzó a contar su historia en 1957, en una serie de artículos publicados en Nueva York. Clarín compró los derechos, pero solo publicó las dos primeras notas ya que un juez de menores intimó el cese de la publicación.

Cita asimismo declaraciones de Nelly Amaral, última presidente de la UES, entrevistada igualmente en 1968. Contra otros testimonios y evidencias dice que “Nelly Rivas no era afiliada a la UES y no figuraba en los registros mientras yo estuve allí…”, para añadir “…Todas las versiones que difundieron sobre esa mujer son inexactas, salvo que mantuvo relaciones con el general Perón y que se vendió por unos pesos…”.

Esta última expresión quizás se refiera a los regalos que Nelly habría recibido de Perón y que se mencionan en el fallo del Tribunal de Honor. En relación a ello, Gambini cierra el tema con la frase: “Nelly fue internada ocho meses en un reformatorio y sus padres tuvieron que devolver las joyas, el dinero y la casa que habían recibido. A ella solamente le quedó un anillo de rubíes y una medalla con la efigie de Evita.”

Saenz Quesada: en su libro La Libertadora [16], esta conocida historiadora  trata el periodo inmediatamente posterior a la caída de Perón y describe brevemente el caso.  No hay muchas novedades respecto de lo ya descripto, aunque  se insinúa que fue la misma Nelly “Audaz, seductora…” quién “…logró ser admitida en la Residencia.”. Además dice “…aparentemente, salvo en un breve periodo, no hubo relaciones sexuales entre ellos.”.

María Saenz Quesada es directora de la revista “Todo es Historia”; autora de numerosos libros como Los Estancieros, Mujeres de Rosas, Estancias argentinas, El camino de la democracia, Isabel Perón,  La Libertadora., y otros; miembro de la Academia Nacional de la Historia y premiada con el Konex de Platino 2004 (Biografía) (http://www.todoeshistoria.com.ar /quesada.php, consultado el 9/10/14)

Zavala: Las fuentes citadas por Saenz Quesada son diarios y libros con testimonios de la época, entre ellos las memorias de Juan Ovidio Zavala[17] lo que me llevó a ese autor. Su testimonio es particularmente interesante por haber actuado como abogado de Nelly Rivas y sus padres.

Juan Ovidio Zavala fue un dirigente estudiantil radical, muy activo en la oposición durante los gobiernos de Perón. Como tal fue encarcelado y torturado brutalmente (M.Larraquy, De Perón a Montoneros, Aguilar, 2011). Después de la caída de Perón formó parte de los sectores proclives a la integración del peronismo y apoyó a Frondizi, de cuyo gobierno fue funcionario importante.

En el libro citado, Zavala relata como llegó a ser defensor de los Rivas cuando llevaban 92 días de prisión sin conseguir abogado. Habla con indudable simpatía de Nelly y señala que altas figuras del gobierno (entre ellos Isaac Rojas) pretendían instrumentar a la menor y sus padres contra Perón. Es así como se buscó extraditar a Perón a través de un juicio por estupro y termina “No lograron entonces traer a Perón, pero condenaron a la cárcel a los padres de ella y destruyeron la vida de la menor.”

Sin embargo, queda claro que su juicio sobre el papel de Perón en este asunto es negativo. Reproduce en Anexo, sin ponerlas en duda, las actuaciones del Tribunal Superior de Honor sobre el tema. Estas actuaciones incluyen el testimonio de cuatro miembros del personal de la residencia presidencial, quienes coinciden en señalar que Nelly Rivas vivía permanentemente en la residencia y que todos la consideraban amante del general.

Nelly en la fiesta de gala del Festival Cinematográfico de Mar del Plata en marzo de 1954, junto a la hija del Gobernador de Buenos Aires y el mayor Máximo Renner.
Nelly en la fiesta de gala del Festival Cinematográfico de Mar del Plata en marzo de 1954, junto a la hija del Gobernador de Buenos Aires y el mayor Máximo Renner. Del libro de J.O.Zavala “Amor y violencia”

Hay frases como “..que en numerosas oportunidades los ha visto compartir la cama del general…”, “…habiéndolo visto con esta en la cama..” etc.

También declara el Mayor Renner, Ayudante de Perón, quién señala que el trato que  le daba Perón era “..el de un padre a una hija en presencia de terceros…” pero “…que no tiene dudas que era su  amante, siendo ello ante las personas de la casa de pública notoriedad…”

Todos coinciden en que todo esto era conocido por importantes personajes del círculo de Perón, citándose al Mayor Cialceta, Renzi, Aloe, Méndez San Martín, Cámpora y Mendé.

Finalmente está el testimonio de la misma Nelly según el cual “…desde diciembre de 1953 la deponente instaló su residencia en la casa presidencial, comenzando a hacer vida marital con el general Perón..”. Relata también que recibió diversos regalos de Perón, una casa para sus padres y una importante suma de dinero el día en que se despidieron y otros detalles.  

A fin de noviembre de 2014, cuando este escrito estaba muy avanzado, apareció un nuevo libro de Zavala, referido específicamente al caso Nelly Rivas: Amor y violencia, la verdadera historia de Perón y Nelly Rivas [18]. Si bien confirma esencialmente lo dicho anteriormente, aporta nueva información que discutiremos más adelante.

Goñi: Aunque no es el tema principal de su libro La autentica Odessa[19], Uki Goñi lo menciona brevemente y con un tono fuertemente crítico hacia Perón. Lo interesante es que cita los interrogatorios de Nelly Rivas y otras integrantes de la UES, realizados en Enero de 1956 por la Comisión Nacional de Investigaciones. Dice haberlos consultado en los archivos de la Cámara de Diputados de la Nación.

Uki Goñi es un conocido periodista y escritor argentino radicado en el exterior. Ha publicado varios libros, entre ellos el que citamos sobre la inmigración nazi en la Argentina durante el gobierno de Perón, publicado originalmente en inglés y traducido a varios idiomas.
Si bien algunas de sus conclusiones son cuestionadas, se reconoce en general el gran valor de su investigación y la extensísima documentación utilizada (ver por ej Real Odessa Reviewed by Max Paul Friedman – consultado el 09/10/14 en http://www.h-net.org/reviews/ showrev.php?id=9168).
En 2010 el archivo documental usado en esta obra, fue adquirido por el  United States Holocaust Memorial Museum (ver descripción en http://collections.ushmm.org/search/catalog/irn46975) y una copia fue donada a la Fundación IWO de Buenos Aires).
Por supuesto Goñi es descalificado por los simpatizantes de Perón, pero sería poco serio dudar de aquellas afirmaciones cuya fuente documental indica.

Estos testimonios no son los ya citados frente al Tribunal de Honor y fueron hechos en fecha posterior.   Según explica, ante la morbosa curiosidad de los inquisidores “…las jóvenes les daban cien vueltas… En las transcripciones sus papeles aparecen casi invertidos: los generales y abogados dan la impresión de ser adolescentes boquiabiertos, mientras que las muchachas de la UES no revelan prácticamente nada.”

Interrogada Nelly Rivas “…afirmó únicamente que ella practicaba el sexo con Perón una vez cada quince días, negándose a dar más detalles sobre sus preferencias.”

Goñi transcribe también fragmentos de un dialogo “«¿Usted se conformaba con una vez cada quince días?» – «Eso es cosa mía», objetó la muchacha.”. Quizás de una deformación de esta información provenga la versión de Galasso sobre las visitas quincenales.

Finalmente, menciona que Perón no usaba métodos anticonceptivos ya que según Nelly “«no consumaba el acto»”

¿Seran gorilas? Ahora bien, los autores citados antes son o han sido visiblemente antiperonistas y seguramente serán descalificados sin más, ya sea con el epíteto tan frecuente de “gorila” o con algún otro. En el recuadro muestro algunos ejemplos.

Uno: un largo artículo de J.L.Muñoz Azpiri (h) titulado “De gorilas, gorilitas y… Gorilones” se puede leer en http://peronvencealtiempo.com.ar/peronismo-1943-1955/historia-argentina/peronismo-1943-1955/de-gorilas-gorilitas-y-gorilones-apostillas-sobre-una-raza-que-se-extingue-en-apariencia (consultado el 1/8/14). Se caracteriza a Gambini y a Goñi diciendo “…sin la cual, muchas cacatúas rentadas de los medios de comunicación (Hugo Gambini, Uki Goñi, etc.) no tendrían laburo.”
Otro: En el sitio del Centro Documental Jorge Abelardo Ramos del Instituto Nacional de Revisionismo Histórico (instituto oficial creado por decreto en 2011) se puede leer un artículo de 1993 del mismo “colorado” Ramos. Allí se dice por ejemplo “…Ningún historiador “serio”, tan gorila como Luna,..” y se lo llama “Neo académico embustero y embrollón” (consultado el 1/8/14 en http://jorgeabelardoramos.com/documento.php?id=16)
Uno más: En el sitio Nestornautas, cuyo nombre exime de cualquier aclaración sobre su tendencia, leemos, escrito por un señor Raúl Degrossi,  “…reaccionan indignados historiadores cama adentro de la oligarquía como María Sáenz Quesada…”  (http://nestornautas.blogspot.com.ar/2011_11_01_ archive.html , consultado el 9/10/14)

Aún cuando dudo mucho del valor de estos textos abundantes en adjetivos calificativos y afirmaciones sin fundamentar, decidí consultar entonces a otros historiadores. Para mayor seguridad probé con algún académico extranjero.

Joseph Page: Este destacado académico estadounidense publicó hace años una biografía de Perón, reeditada recientemente con motivo del 40 aniversario de su muerte[20]. Es calificada como una de las mejores y más ecuánimes biografías de Perón, como señaló recientemente Página 12, que no es nada sospechoso de antiperonismo.

Perón por J.Page (según Página 12) No es la biografía “oficial”, tampoco la más controvertida, pero sí es una de las más exhaustivas sobre el principal líder de masas argentino. En Perón, una biografía (Sudamericana), el investigador Joseph A. Page recorre minuciosamente, con honestidad intelectual, el itinerario personal y político del ex presidente. Se trata de una investigación que le llevó a Page más de ocho años, con entrevistas en tres continentes y acceso a documentación relevante. Publicado originalmente con la vuelta a la democracia en los años ’80, Perón, una biografía cuenta en su flamante edición con un prólogo del autor, en ocasión del 40o aniversario del fallecimiento del General. http://www.pagina12.com.ar/diario/ suplementos/espectaculos/2-32815-2014-07-21.html (consultado el 1/8/14)

Page cuenta más o menos las mismas cosas que Luna y Gambini incluyendo que pasó “..poco tiempo antes de que la atractiva morena se fuera a vivir con él.” Se pregunta “¿Era Nelly Rivas su amante o un mero ornamento?” y parece inclinarse por la primera hipótesis:”… Después de su caída un tribunal militar halló que él había tenido relaciones sexuales con ella. La base para tal comprobación era el testimonio de la misma Nelly y de varios de sus colaboradores inmediatos. Cuando Nelly se casó con un ex empleado de la embajada de los Estados Unidos en 1958, se dice que su marido admitió ingenuamente que era como desposar a una mujer divorciada…”.

Nélida Haydeé Rivas celebra sus quince años en abril de 1954, cuando ya había formalizado su relación con Perón. Fotografiada frente al piano Steinway de cola que se encontraba en uno de los salones principales de la residencia presidencial. (del libro de J.O.Zavala "Amor y violencia")
Nélida Haydeé Rivas celebra sus quince años en abril de 1954, cuando ya había formalizado su relación con Perón. Fotografiada frente al piano Steinway de cola que se encontraba en uno de los salones principales de la residencia presidencial. (del libro de J.O.Zavala “Amor y violencia”)

Sin embargo, menciona un “…aspecto paternal…” en la relación y las declaraciones de  Perón en Paraguay acerca de que su interés en Nelly era solo de ese tipo.

En general, Page no se pronuncia terminantemente sobre esta relación, aunque es muy crítico sobre el comportamiento de Perón en esta etapa, con frases como: “…El sainete representado con la UES demostró que Perón no tenía criterio…”; “…demuestran que Perón debe haber necesitado de la presencia femenina para probar su heterosexualidad…”; ”…Perón siempre había tenido la necesidad de estar acompañado por mujeres a fin de demostrar su masculinidad y de ser objeto de atenciones domésticas.”, ”…Con Nelly Rivas en el nido y las ninfas de la UES siempre alrededor, el conductor podía pasar sus ratos de ocio en el marco idílico de la quinta de Olivos…”  

Destaca también Page que para Enero del 56, solo tres meses después de su caída, Perón ya había tenido su conocida relación con la joven americana Eleanor Freeman, a quién llamaba La Gringuita, y conocido a su futura tercera esposa, o sea a María Estela Isabel Martínez.

Con ironía añade “Si a esta altura Perón había olvidado a Nelly Rivas, no ocurría lo mismo con la joven Nelly respecto de su ‘papi’”, para contar el frustrado viaje de la joven y sus padres, quienes querían llegar a Panamá vía Paraguay llevando joyas, dinero y los perros de Perón.

Robert Crassweller: Este autor estadounidense, cuyo libro Perón y los enigmas de la Argentina[21], es también muy citado, relata en detalle el episodio coincidiendo esencialmente con los detalles descriptos por Gambini y Luna.

Señala que El espectáculo de un viejo presidente de cincuenta y ocho años con una amante de catorce fue una excusa ideal para sus opositores y los presuntos episodios en Olivos llevaron a desenfrenadas especulaciones y rumores difamatorios.”, aunque descree de que las cosas fueran tan graves.

En su opinión Perón era más paternal que lascivo…” aunque “…En el caso de Nelly, Perón sin duda se aprovechó de una adolescente sin experiencia…”. Si bien “…había un vínculo carnal en la relación…ese era un factor secundario dada la necesidad de Pe­rón de contar con una compañera que no le impusiera exigencias…”. Añade que “…su relación con las mujeres siguió siendo como siempre, có­moda más que erótica, y a excepción de la aberración con Nelly y sus desprecios hacia las convenciones con Evita, habría sido apropiada…” en la Inglaterra victoriana.   nelly en motoneta Crassweller habla con cierto detenimiento de las cartas que Perón habría mandado a Nelly, que obviamente considera autenticas. En una de ellas le habría dicho “…Cuida a los perritos en mi lugar y cuando vengas a Asunción, traelos…” El hecho de que Nelly y sus padres trataran de llegar allí poco tiempo después, llevando los perros, parece confirmar la autenticidad de esas cartas.

El autor atribuye la relación con Nelly y otros hechos al “…deterioro de la capacidad de discerni­miento de Perón…” quien “ya no era el líder que le había dado su nom­bre a toda una era en la Argentina…”  y  “…aparecía des­provisto de ese extraordinario dominio psicológico que lo había lleva­do a la cumbre.”

¿Serán también gorilas? En definitiva, los extranjeros consultados comparten la versión de la convivencia prolongada de Perón con la joven Rivas. A lo sumo, con alguna indulgencia,  le atribuyen un cierto carácter “paternal” o consideran al aspecto carnal  como” secundario”.

De todas formas ¿podemos descartar que también ellos sean gorilas? Concluí entonces que era necesario buscar alguna fuente que definitivamente no lo sea.

Araceli Bellota: Esta autora ha escrito, entre otras obras, un libro titulado Las mujeres de Perón[21], es reconocidamente peronista y fue nombrada en diversos cargos por el actual gobierno.

Cuando Cristina Fernández creó por decreto el Instituto Nacional de Revisionismo Histórico, Araceli Bellota fue nombrada Vicepresidente Primero del mismo (Boletín Oficial 21/11/2011). En abril/2013 fue designada Directora del Museo Histórico Nacional (ver por ej. lanacion.com.ar/1569256-polemico-cambio-de-director-del-museo-historico-nacional, consultado el 17/9/2014). Un año más tarde fue designada también Directora interina del Museo del Cabildo (telam.com.ar/notas/201407/72149-araceli-bellota-directora-museo-historico-del-cabildo.html, consultado 17/9/2014)

Este libro, si bien tiene partes noveladas donde se imaginan pensamientos y sentimientos de Perón, es esencialmente un texto histórico, con un carácter algo apologético.  Hay un capítulo dedicado específicamente a Nelly Rivas. Las fuentes citadas son fundamentalmente antiguos reportajes y entrevistas a la misma Nelly y conversaciones con el conocido biógrafo de Perón, Enrique Pavón Pereira[22].

Hubo también alguna nueva entrevista, que se refiere escuetamente como “Testimonio de Nelly Rivas” y habría ocurrido “medio siglo después”. Entre otras cosas relata una visita sorpresiva que habría realizado Nelly a Perón en la casa de Gaspar Campos, después de su primer retorno en 1972, y también las persecuciones que habría sufrido de parte de la Revolución Libertadora.

Los hechos que relata Bellota coinciden en esencia, aunque hay diferencias en detalles, con lo dicho por los historiadores citados antes, excepto por supuesto Galasso. Solo coincide con este en negar la autenticidad de las cartas de Perón a Nelly.

La autora confirma como se conocieron Nelly y Perón en la quinta presidencial y como después de un tiempo ella estaba instalada en la residencia presidencial, la convivencia de casi dos años, los regalos incluyendo una casa para los padres, el frustrado viaje de Nelly y sus padres a Paraguay con los perritos etc.

Su relato sugiere además que Nelly tomó fuertemente la iniciativa para establecer la relación con Perón. Finalmente, señala  dichos de Pavón Pereira según los cuales “…de ninguna manera se trató de un amor erótico.”, de Nelly según los cuales “He vivido en la residencia presidencial como una hija…”  y de Perón diciendo que “Por mi edad, por mi experiencia, puede tener la seguridad que no transgredí códigos morales.”.

Es decir Bellota reconoce la convivencia de Nelly y Perón pero parece pensar, aunque no lo diga taxativamente, que su relación fue de carácter puramente paternal y libre de todo aspecto carnal.

Nuevamente Zavala: En la nueva obra de Juan Ovidio Zavala recién aparecida, el antiguo abogado de la familia Rivas, ya nonagenario y residiendo desde hace años en el exterior, confirma y amplia lo que ya había contado en su libro anterior. Varios de los puntos que todavía podían considerarse dudosos son totalmente aclarados por su testimonio de primera mano. Este proviene en gran medida de sus conversaciones originales con Nelly Rivas, y de las mantenidas en dos encuentros que tuvieron en 1989 y 1995.

Al igual que en su libro anterior Zavala demuestra una gran simpatía y afecto por su antigua cliente, a la que considera una víctima y no una culpable. Entre otras cosas, ratifica la autenticidad de las dos cartas* enviadas por Perón desde la cañonera paraguaya y que algunos historiadores peronistas niegan. Describe en detalle cuando y como se enviaron estas cartas y como fueron interceptadas y hechas públicas.

También se confirman otros detalles como la convivencia en la residencia presidencial, los regalos recibidos por Nelly, la visita a Perón después de su retorno en 1973 etc. Como varios de los autores que analizamos antes habían insinuado, considera que fue ella quién llevó la iniciativa en la relación con Perón.

Tampoco tiene ninguna duda acerca de la existencia de relaciones carnales entre ambos, por lo menos durante una parte de la convivencia: “Es supuesto que Nelly ingresó a la residencia del Presidente siendo virgen. Ella se había enamorado de él mucho antes de conocerlo, y había resuelto que ese sería su hombre. Fue al final de aquel primer encuentro en la UES, cuando ella asumió definitivamente que iba a dejar su virginidad con Perón. …Varias noches durmieron en cuartos contiguos, permaneciendo ella «entera», como dicen las prosti (meretrices) con un lenguaje más preciso que el de la Real Academia. Veían televisión y luego cada uno descansaba en la cama de su dormitorio. Ella precipita los sucesos porque es la que finalmente toma la decisión…”

Las dudas de Araceli Bellota sobre la existencia de una relación carnal pueden entonces ser descartadas.

Dice también Zavala que las relaciones habrían terminado después de un tiempo por decisión del mismo Perón: “…apenas tres meses después de cumplir los 15, y habiendo pasado solo un mes más desde el Festival de Cine, Perón decide suspender la relación de pareja, aunque siguen compartiendo el mismo dormitorio. Fue una noche. Perón la arrancó de su sueño. —Te hice mucho daño, arruiné tu vida —le dijo. Nelly no entendía nada.”

Si recordamos lo que decía el art. 120 del Código Penal entonces vigente es claro que Perón cometió el delito de estupro. Sin embargo, como abogado, Zavala objeta la acusación de la cual fueron objeto tanto el ex-presidente como Nelly Rivas y sus padres por parte del estado.

En efecto, señala que “Todos los delitos son de acción pública, es decir los pesquisa y sentencia el Estado …salvo dos tipos de delitos: los que dependen de instancia privada y los que dependen de la acción privada (violación, estupro, rapto y ultraje al pudor). Luego agrega el Código Penal que en los casos de los delitos de acción privada, no se procederá a formar causa sino por acusación o denuncia del agraviado…o de su tutor, guardador o representante legal.” En este caso, “…el denunciante es la Comisión Nacional de Investigaciones que preside el almirante Leonardo McLean, que a su vez depende del vicepresidente «de facto» de la República, almirante Isaac Francisco Rojas.” cosa que considera una “monstruosidad jurídica”.

También señala que “...el posible delito es contra la honestidad de una menor…si hay una víctima en este sumario, esta es la menor que debe ser preservada, no castigada y menos perseguida…” y que “La doctrina ha considerado que la pérdida de la virginidad ya no es reparable y que en cambio, el sumario, la sentencia, etc., hacen nuevo y mayor daño a la menor.” 

Nelly, con su hijo en brazos y seguida por su madre, se retiran del Juzgado en 1960. (del libro de J.O.Zavala "Amor y violencia")
Nelly, con su hijo en brazos y seguida por su madre, se retiran del Juzgado en 1960. (del libro de J.O.Zavala “Amor y violencia”)

Dedica además largos párrafos a relatar los malos tratos, persecuciones y sufrimientos de Nelly y su familia, las que atribuye al revanchismo existente después de la caída de Perón. Insiste en que era intención del sector que encabezaba Rojas lograr la extradición del ex-presidente en base al juicio por estupro.

Zavala cree que Nelly estaba profundamente enamorada y que también Perón tenía sentimientos muy fuerte hacia la adolescente. Así dice: “Pero esta «nena» conmovió sus sentimientos, en las buenas y en las malas. Le llamó la atención en esa multitud de halagos, seducciones y arribistas que lo rodeaban; la tuvo presente en sus situaciones políticas más críticas; la exhibió al mundo en el festival de cine, el más ruidoso y visto que pudiera darse y mostró allí la convivencia; la alhajó para que se viera más hermosa y, por último, le dijo por escrito cuánto la amaba.” 

Se refiere con esto último a un párrafo de una de las famosas cartas donde Perón dice “…No vayas a creer que me había olvidado, sos lo único que tengo y lo único querido que me queda…”

Quizás sobre este supuesto amor de Perón, se pueda recordar el comentario de Page, citado más arriba, acerca de la rapidez con que Perón se había consolado y mantenido una relación primero con Eleanor Freeman e inmediatamente después con la que sería su tercera esposa y, en virtud de ello, Presidente de la Argentina.

nelly004
Perón, Nelly y otras personas (de ref. 10) esta es probablemente la foto más conocida donde aparecen juntos

CONCLUSIONES: En definitiva:

  1. queda claro que existió una prolongada relación de convivencia entre Perón y Nelly Rivas, por entonces una menor de 14 años.
  2. Puede descartarse la versión de Galasso sobre visitas quincenales y concluirse que Nelly vivió en la residencia del presidente casi dos años.
  3. También deben aceptarse como reales los valiosos regalos realizados por el presidente a Nelly y sus padres.
  4. Realmente había razones para pensar que había existido estupro. La convivencia prolongada entre Perón y Nelly, de solo 14 años al iniciarla, así lo hacía pensar.
  5. Por si quedaran dudas, además de las declaraciones existentes en las actuaciones del Tribunal de Honor y la Comisión Investigadora, el testimonio de quién fuera el abogado de la familia Rivas prueba que en esa convivencia existió, al menos en gran parte del tiempo, contacto sexual.
  6. La hipótesis de una relación puramente paternal como parece pensar Bellota y, con menos convencimiento, Galasso, puede descartarse y la existencia de estupro resulta indudable.
  7. Es cierto, en cambio, que el juicio iniciado contra Perón puede ser cuestionado, como hace Zavala, dada la naturaleza privada del delito.
  8. Parece razonable aceptar también que este juicio y las persecuciones y malos tratos sufridos por Nelly y su familia,obedecieron a intenciones de revancha más que a deseo de justicia.
  9. Todos los hechos señalados en el fallo del Tribunal de Honor en relación a este tema son confirmados.

UNA REFLEXIÓN FINAL: Personalmente pienso que lo más significativo de este caso es el aspecto moral. Según Bellota, Perón afirmó en relación a este caso que “Por mi edad, por mi experiencia, puede tener la seguridad que no transgredí códigos morales.”.

La pregunta que surge es ¿que código moral acepta que un hombre de casi sesenta años, siendo además Presidente de la Nación, mantenga relaciones sexuales y conviva con una joven de catorce años, aún cuando esta haya aceptado y quizás buscado esa relación?

Cada cual tendrá su propia respuesta a esta pregunta. Quizás en muchos casos primen los sentimientos más que la razón. En cualquier caso, no cabe duda que para muchos peronistas, la ocurrencia de la Presidente al recordar este caso no habrá parecido muy afortunada.

publicada el 21/02/2015


[1] http://www.presidencia.gob.ar/informacion/actividad-oficial/27663 (consultado el 20/7/2014)

[2] Todos las frases en cursiva y entre comillas corresponden a copia textual del texto citado. Los puntos suspensivos dentro del texto indican palabras o frases no reproducidas por brevedad pero sin alterar el sentido original.

[3] Según la Ley 26579/2009 modificatoria del Código Civil “Art.126: Son menores las personas que no hubieren cumplido la edad de DIECIOCHO (18) años”, pero antes de ella la mayoría de edad se alcanzaba a los 21 años.

[4] http://www.lanacion.com.ar/572372-desaparecio-la-figura-penal-del-estupro (consultado el 21/7/2014)

[5] Galasso, citado

[7] Integrado por los Tenientes generales Carlos von der Becke,  Juan Carlos Bassi, Víctor Jaime Majó, Juan Carlos Sanguinetti y Basilio D. Pertiné

[8] N.Galasso – Perón. Tomo II – Exilio, resistencia, retorno y muerte (1955-1974), Ed.Colihue, 2005

[9] S.Jensen – Suspendidos de la historia/Exiliados de la memoria – El caso de los argentinos desterrados en Cataluña – Universidad Autonoma de Barcelona – 2004

[10] Nuestro Siglo – Historia de la Argentina TOMO 1949-1955 “Escándalos y Frivolidades” páginas 33 a 36. Editorial Hyspamerica Ediciones de Argentina S.A., 1992. El texto está reproducido en  varios sitios de Internet ,  por ej en bolinfodecarlos.com.ar/150111_peron.htm (consultado el 29/7/14) y en  lasegundatirania.blogspot.com.ar/2009/06/juan-domingo-peron-y-nelly-haydee-rivas.html (consultado el 31/7/14). Sin embargo en estos casos, el texto esta “enriquecido” con notas cuyo origen no se explica y que no están en el original.

[11] Se trata sin duda de las cartas que el Tribunal de Honor dio por buenas en base a pericias caligráficas y cuya autenticidad pone en duda Galasso.

[12] Ed.Sudamericana, 1986, p.142

[13] Historia del Peronismo (192-55) La Obsecuencia – Vergara – 2007.

[14] Armando Méndez San Martín fue Ministro de Educación y se lo considera el ideólogo y creador de la UES

[15] Después de la caída de Perón esta residencia, que había pertenecido originalmente a la familia Unzue, fue demolida y el predio destinado a la construcción de la actual Biblioteca Nacional.

[16] Sudamericana, 2007

[17] Los hechos y sus consecuencias, Buenos Aires, TIYM Publishing Co, Va, USA

[18] Planeta, 2014

[19] Paidos, 2005

[20] Peron . una Biografia (Nueva Edicion), Sudamericana, 2014

[21] Emece, 1988

[22] Booket, 2013

[23] Según Page, Pavón Pereira es el “más famoso peronólogo del mundo” (Page , op.cit., Prologo de 1983)

* En un libro publicado recientemente (Puerta de Hierro, Sudamericana, 2015) J.B.Yofre, que trata circustancialmente el tema, afirma en una nota que “Las cartas eran falsificadas. A.B. —del grupo del “Bebe” Juan Carlos Goyeneche— reconoció que él las falsificó. Prefiero no identificar al canalla. De todas formas, Perón y Rivas tuvieron una relación y volvieron a encontrarse cuando ella concurrió a su casa de Gaspar Campos a saludarlo.” La afirmación de este autor, que suele referirse en sus obras a sus relaciones personales y datos que el solo conoce, parece poco convincente frente a las pericias que menciona Luna y al testimonio del propio abogado de Nelly Rivas. (Revisión del 5/5/2017)

Anuncios

9 comentarios en “PERÓN, NELLY RIVAS ¿ ESTUPRO?

  1. Gracias mil por la generosidad de compartir estos muy interesantes textos Moro!!!!
    Ya me agendé la dirección web… Y me sumo al público lector…
    Y hasta tal vez me anime a algún aporte…
    Un abrazo…

    Me gusta

  2. Muy interesante y esclarecedor respecto de un hecho que no era necesario traer al presente pero que la presidente puso sin sentido en la actualidad. Es una vez más el producto de su verborragia, ” canchereando” para su audiencia, sin darse cuenta de lo disparatado de sus actuales comentarios; al estilo del último de que nos va muy bien porque somos el país que más gaseosas consumimos, parece regodearse por sobresalir…por la negativa. Felicitaciones y aunque no te los comente siempre leo todas tus publicaciones.

    Me gusta

  3. Excelente investigación que me esclareció muchísimo sobre este tema, un poco desconocido. Y me dejó muy triste pensando en esa pobre niña, que fue sometida al escarnio, por culpa de los mayores tan moralistas.

    Me gusta

  4. EStimado, muy bueno trabajo, en algún párrafo leí que las ninfas de la UES y Perón en la quinta de Olivos . etc. etc. esto es incorrecto, no existía tal Quinta. Ahora lo principal: La moral, lamentablemente es cambiante, depende de la sociedad, de la época, etc. No hace falta explayarse sobre esto, ahora bien, y esto cualquier psicólogo me puede responder, qué habilidades de conducción política puede tener una persona que mantiene relaciones con alguien de -esa diferencia de edad-, al poco tiempo de enterrar al “amor de su vida”? y con alguien que introdujo a su entorno, incluso cuando Eva vivia. . .en fin, da para largo, pero no tengo tiempo. Le mando un abrazo.

    Me gusta

    1. Estimado Sr. Carretero. Le agradezco su interés por mi trabajo y su elogioso concepto. La frase que Ud. menciona pertenece al destacado historiador estadounidense J. Page y fue incluida para ilustrar su opinión sobre las actitudes de Perón en esta etapa de la historia. Lo que puedo asegurarle es que la quinta de Olivos si existía y por cierto sigue existiendo. No se si usted es Argentino y si en tal caso reside o conoce la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores. Le puedo asegurar que la Quinta de Olivos, existe y la he visto infinidad de veces desde mi infancia. Se encuentra en la localidad suburbana de Olivos y fue construida a mediados del siglo XIX, siendo donada al estado nacional a principios del siglo XX. Muchos presidentes de la Argentina han hecho de ella su residencia habitual y de hecho allí vive actualmente el Presidente Macri con su familia. Perón en cambio vivía en la época en que conoció a Nelly Rivas en la mansión que fuera originalmente de la familia Unzue, situada en el barrio porteño de Recoleta, donde hoy se encuentra la Biblioteca Nacional. Cuando se creo la Unión de Estudiantes Secundarios (UES), su “rama femenina” funcionó en la citada quinta, existiendo innumerables testimonios y fotografías de esa actividad.
      Coincido con usted en que la moral es cambiante, por lo menos lo que la sociedad acepta en cada época. Sin embargo, a mi juicio el caso que nos ocupa era en aquellos años tan inaceptable moralmente como lo es ahora y de hecho tanto entonces como ahora estaría calificado como un delito. Coincido también con sus dudas respecto de las habilidades de conducción política del sujeto, aunque le aclaro que conoció a la jovencita tiempo después del fallecimiento de Eva Perón.
      Le agradezco nuevamente su interés y le hago llegar un cordial saludo.

      Me gusta

      1. Mi estimado señor Jorge F. Rey Boero, Efectivamente, soy Argentino, vivo en la Ciudad de Mendoza, en el centro oeste de mi querido y vituperado País. Ciertamente, desde niño mis padres me enseñaron a amarlo y respetarlo tanto como a mi patria y su pueblo. Hoy el patriotismo está ciertamente desvirtuado, y subvertido, al menos acá en mi País. Le comento, desde niño conozco la ubicación de la quinta de Olivos. Le puedo decir más: antes de el gobierno de Isabel Martínez de Perón, uno pasaba por avenida del Libertador, frente a la misma, y era posible ver los edificios del interior. La citada señora mandó a construir un muro de 4 metros de altura, vaya uno a saber porqué. Respecto de lo que le hablé anteriormente, los estudiosos sobre el peronismo son muchos y no todos están de acuerdo. Muchos dicen que los perritos caniche del matrimonio, fueron puestos en los brazos de Nelly Rivas por la mismísima Eva Duarte. Claro, de hechos tan irrelevantes, no hay muchas pruebas mas que las verbales, el boca a boca. Eso comprobaría que Perón conoció a la niña en vida de Eva, con la que convivía en el Palacio Unzué, Residencia Presidencial de la época. Personalmente he escuchado en un reportaje televisivo hablar al médico personal de Perón diciendo “Peron era un hombre de una libido importante” cosa difícil de comprobar, cuando otros “estudiosos” del tema, afirman que Perón era estéril, -por lo tanto, no podría procrear- situación que compensaban con drogas, y le provocaban distintos estados de ánimo. En fin, el peronismo es toda una nebulosa donde se mezclan verdades a voces y las más oscuras mentiras. Le mando un caluroso Abrazo.

        Me gusta

      2. Estimado Hector: La verdad es que desconocía que circulara la versión de que Perón y Nelly Rivas se hubieran conocido en vida de Eva Perón. AL morir Eva, Nelly tenía solo 12 años. Todas las fuentes que he consultado, incluyendo el testimonio del abogado de Nelly Rivas, hablan de que se conocieron en la UES. Pero en torno a Perón y el peronismo las versiones son infinitas y, como Ud. dice, es todo una nebulosa.
        Efectivamente, el muro que rodea a la quinta presidencial se hizo en época de Isabel. En esa época yo vivía en la zona norte del gran Buenos Aires y pasaba por allí diariamente rumbo a mi trabajo. Supongo que se lo hizo por “seguridad” ya que estabamos en una época de violencia cotidiana. Lo que no se entiende es porqué se mantuvo hasta ahora. La buena noticia es que existe el proyecto de reemplazar el muro por rejas e incluso habilitar una franja de 30 metros sobre la avenida Maipú para acceso público. La noticia puede verse en El Cronista del 6/1/17 ( http://www.cronista.com/economiapolitica/Derribaran-un-muro-de-la-Quinta-de-Olivos-y-haran-un-parque-publico-20170106-0081.html )
        Un abrazo

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s